Buscando razones

Buscando razones en las palabras

Sabrías lo que mi voz esconde

Dicotómicas quimeras al encuentro

Vagando en el limbo de lo imposible

A traviesa de nubes y claros, de lunas

De canas y soles de abril, añiles

Arreboles sentados a orillas de la tarde

 

Sabrías lo que mi voz esconde

Hasta donde las manos su culmen alcanzan

Labrando terciopelos a besos, a prisa

Pues el brote se levanta erguido

Que el pecho ha de ocupar y la noche

Mencionan tu nombre abril y mayo

A sombras de higueras y naranjos

A luces de aceras encendidas en madrugada

A ti se agarran inmanentes plenilunios.

 

Sabrías lo que mi voz esconde

Envuelta la mirada en tu despertar esquivo

Hoy bostezo de otroras mañanas. A ráfagas esculpidas

Se pintan de azules y de verdes las almenas

…Que regocijo tiemble trémulo

Se mira, se siente, se estremece, sea

Ondeando la voz y la mirada se hallan

Se buscan, se saben, se aman

Intervalo

 

Todo se va contigo. Te pertenecen

sendas, caminos y veredas andadas

por andar, imaginadas, olvidadas

Todas te acompañan, te odian, te aman.

Sola la inconsciencia perdonarte puede

tan breve, crédula e ingrata

sumida en idas y vueltas, ignorada

solas como tus ausencias, como si nada.

Dueño de la luz y la sombra, de atardeceres

perpetuo quebranto de gozos, llantos

agarrados al instante envilecido y cruel,

dueños de lo sido, siendo y por venir

Nombre deambulante en húmedas arenas envuelto

que la mar arrastra y el aire eleva, perpetuos

los dos de tus huellas centinelas, presos,

nombres errantes al vacío abandonados.

Cuando te vayas y a tu lado me lleves

hazlo tan henchido de tí que no me faltes

tan amado y tan amante que no te extrañe

de amaneceres radiante, sereno de madrugadas.

Madre Tierra llora

                                        Quien no derramara lágrimas por Ti
                                        Pudiera ser un extraterrestre ajeno
                                        Lejano a vientos y mareas, acantilados
                                        A ramblas rotas a caudales de vida
                                        Pudiera ser cualquier asomado
                                        Al plasma de lo que nada importa
                                        Venido al mañana, al ahora, al momento
                                        En otro momento, otro más y otro
                                        También puede que fuese ese
                                        Firmador de convenios y buenaventuras
                                        Sabedor programado de finales previstos, ese
                                        Sentador de bocas abiertas de hambre
                                        Quien no derramara lágrimas por Ti
                                        Puede que fuera aquel andante de alturas
                                        Contador ensimismado en tránsitos ruines
                                        Envilecido traficante de martirios
                                        Quien no derramara lágrimas por Ti
                                        No te respira enrejado en hirientes esquinas
                                        No se sumerge bajo el manto de diapasones
                                        No surca raíces humectantes de bondades
                                        Quien no derramara lágrimas por Ti
                                        Hoy, día de tu nombre y el de Madre
                                        De todos los nombres y todos los días
                                        No es merecedor de ser tu heredero

Luna creciente sin estrella cabalga

Luna creciente sin estrella cabalga

De sangre derramada noche tras noche llena

Hiela el semblante y el alma hiela, el plomo

Invocador de cruces de roja sangre roja

Muera el vuelo cantor de la palabra y el verso

Que redoblen las campanas a salvo, pastoras

Que usurpan

A injerto huele de cordero muerto

Que por su nombre siega la mano y la golpea

Cerrados los ojos y apretados los dientes se enciende

La llama de la muerte

Arrasa campos y cunetas

Alimenta muros encalados

Zanjas de pico y pala

Se riegan las calles de blanco sobre blanco y pana

 

Luna creciente sin estrella cabalga

De sangre derramada noche tras noche llena

Dejad crecer al niño que la yunta le llama, dejadle

Traspasar el llanto por los suyos, todos

Hijos de la tierra y la libertad, de la voz

Dejad que el sudor riegue usurpada el alma

 

 

Como si no pasara

como-si-no-pasara

Como si no pasara

deja el testigo a la noche

tras una lluvia de labios

en una sola voz

solo en una palabra

El gesto de quien ama

se abraza dentro. Los portales

se abren al encuentro de una palabra

como si no pasara.

Plugin creado por AcIDc00L: key giveaway
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: seo valencia