Mirándote

He pedido a mis ojos inquietos
que dejasen tu mirada tranquila
para mirarte donde no alcanzan
de los sentidos ninguno. Mirarte

hasta encontrarte donde la luna
llena se acerca a la orilla
serpenteante  cruza la bocana
me detiene su semblante. Sentirte

prisionera en la brisa irisada
recorriendo; el hábito sublime
respira la esencia incontenida

y regresa. Adularte pretende
susurrante increpa la noche
tu desnudez y la mía. Tenerte.

Innúmera

Eres innúmera
estrella del cielo y de los mares
El primero
de los soles sinnúmero

Diosa de la tierra
donde la sangre renueva
a fuego marcada
augurio de adentros

Virola de luna iluminada
eres el todo y la parte
a redoble nombrada
la sombra difundida

Hontanar de fruto vario
arrobo de tu mirada
vigía de sus noches
de sus días generosa

Mirándote va la vida
a tu pecho agarrada
en tu frente desvelo
de tu corazón retazo

En su treme acompasado
balancea la lluvia cristales
donde tus rodillas lustran
la frialdad del anagrama

No hace mucho he sabido
nombrar tus largos silencios
llorar quebrados los susurros
abrazar tus rincones privados

Abrazo la noche perpetua
de los perfiles callados
dibujo de un mañana
funambulesco y vano

Abrazo tu noble correteo
en tránsito hilarante
de puertas, cerrojos y pasillos
presa de visceral legado

Abrazo la primera llamada
deshojada en algodones
apelando a la rutina
perpetuamente consentida

Abrazo la templanza y el brazo
que la sostiene y la empuña
a buena la siega y la siembra
a roces el brío acorralado

Abrazo las noches de lana
sombría la calle ventosa
a la espera del retorno
del salvador de tus sueños

Abrazo los brotes de niñez
que abandonarte dejan la carga
espesa pasada y presente
al correr de las trenzas al aire

Abrazo y quiero abrazarte
por todas las lunas amadas
por todas las alas quebradas
por la luz y el misterio de amarte

Mucho ha de andar este mundo
Al encuentro de otra carne
De un alma tal entregada
Renuncia de su plena inherencia
Estirpe de pan blanco, borra y pana

Para ti

querría para ti
el momento eterno
un amor entregado sin mesura
dejado caer sobre tus ojos, tu boca
abrasada la piel y el alma entera. Perdida

querría para ti
la sombra entre mares de luciérnagas
al aire dejada tu cara, la mirada
sentida desde dentro hablando el instante
sin ti, contigo, juntos los dos

querría para ti
la vida, toda la vida para ti

Sabes

Sabes
que la noche espera
tu nombre en mi
mi nombre en ti
la licencia tuya
mi súplica

Lo sabes
que la noche espera
tu alma en mi
mi alma en ti
el silencio tuyo
mi osadía

Sabemos
que la noche espera
tus ganas en mi
mis ganas en ti
el arribo tuyo
mi denuedo

Lo sabemos
que la noche espera
tu esperanza en mi
mi esperanza en ti
el designio tuyo
mi fe

A la misma hora

He querido llegar primero
y, como siempre, te me adelantas
alargado y terso tu cuello
enarbolas, triunfadora mirada,
el pendón de la victoria.

Permíteme seguir tu figura
siendo perdedor del instante
dejándome nombrar por tu boca
entre las leves alturas del firmamento

Acaso puedo pronunciar tu nombre
sin evocar aquel primer beso
recorriendo trémulo las entrañas

Acaso podría dejar tu lado,
el izquierdo, el que siempre me dieras
conformado a no trenzarte el sentido

Acaso no podría rendirme contigo
a cada soplo de tu risa, del llanto
de vida derramada sobre mis labios

Has de saber que hoy
sabedor de no poder vivir
me dejé ganar por tu muerte

Plugin creado por AcIDc00L: bundles
Plugin Modo Mantenimiento patrocinado por: posicionamiento web