POEMAS

Como yo quiero

Publicada en

como-yo-quiero.jpg

Como yo quiero
-hoy, ahora, en este día,-
como Ortega y Gasset decir pudiera.
Como yo quiero
propondría un mundo
de ricos y menos pobres,
un mundo de ninguna miseria.
Porque la miseria
no es digna de ningún ser vivo,
la miseria mata y banaliza
el tráfico con la muerte.
Como yo quiero
evitaría falsedades,
alguna que otra mentirijilla,
quizás, para evitar daños
a veces innecesarios,
pero justificaciones las justas,
las que no sangren
los poros de la inocencia.
Como yo quiero
no habría guerras,
que todo fin destruyen,
que de todo medio se sirven;
no habría violencia de ninguna,
ni de género, ni intelectual,
porque la ética y la moral,
no los beneficios, no el marketing,
que sí, que son necesarios, pero
no detractores de humanidad,
han de ocupar sus pupitres.
Como yo quiero
propondría un mundo
de iguales de carne y hueso,
de la supremacía del ser,
del poder otorgado al bien,
al sueño de un bienestar común,
sin grandes ni pequeños,
con enanos y gigantes,
con labradores de presentes y futuros
en paz, con la justa armonía
que pudiera defender los días,
la sonrisa de la infancia,
el llanto de los mayores.
Como yo quiero
quisieron tantos,
quieren tantos,
querrán tantos.

POEMAS

Sueños compartidos

Publicada en

sueños-compartidos.jpg

Añoro aquellos sueños

bajo las estrellas compartidos.

Eran noches de verano,

algunas de fresco otoño.

Los añoro con el cariño

impregnado sobre la gris arena,

las barracas a orillas,

al vaivén de la brisa.

Por cumplir, cumplidos,

hoy arrebatados, todos

siempre renovados.

Amor

No me sufras

Publicada en

no-me-sufras.jpg

No me sufras,

lleva la sonrisa adentro
donde sueña
con la vida de al lado
que nunca sería,

donde sabe
guardar la que se encuentra
desechando rumores,

donde conoce
el valor de la mirada
el reparto del guiño,

donde aprecia
el valor del instante
el que vale, el único
lo único.

No me sufras,

camina siempre contigo
donde el amor repara
en la huella del caído,

donde tu voz sea
canto de alabanza
de amaneceres escondidos,

donde el placer restañe
la punzada del apego
de los pródigos inadecuados,

donde amiguees con el tiempo
con el paso cambiado
con el juego que te gusta.

Lleva la sonrisa adentro
Camina siempre contigo

Y… No me sufras