El mar

Mar de levante

Publicada en

mar-de-levante.jpg

Rugía mar de levante,

nos hablaba el aire

de aquella fría tarde,

calladas la voz y la mirada.

Al recuerdo el instante

de la brisa abrazada,

de olas a nuestro encuentro.

Tú y yo camino de la escollera

donde las aguas se calman.

Amor

Soñé contigo

Publicada en

soñe-contigo.jpg

Debió ser por madrugada
que yo te quise besar
y tú me dijiste que no.

Esa noche soñé contigo,
soñé que me querías
que tus labios eran postigo
por donde mi boca se perdía,
que tus besos eran caramelo
donde se colman los deseos.

Soñé en nuestros cuerpos
empapados a fuego
recorriendo alturas
al encuentro de la luna.

Soñé que sumergidos
en los mares más profundos
fuimos agua y sol y cielo
fuimos recuerdo
de aquella noche de enero
en la que sí me quisiste besar.

Amor

Regresaré del llanto

Publicada en

regresare-del-llanto.jpg

Regresaré del llanto
adonde tu partida me llevara.

Será el preciso momento
en que tu mirada
devuelva su luz al iris.

Será cuando el encanto
de tu presencia,
a devolverme venga
la sonrisa
que se fuera contigo y
con las olas del mar.

Amor

Podría ser que pasara

Publicada en

podría-ser-que-pasara.jpg

Entre pecho y espalda
ruge encadenada
en silencios envuelta,
y sola
transita la noche
de roca en roca,
de ola en ola,
sobre la almohada.

Podría ser que pasara.

Que cesaran los diapasones,
el lenguaje de su resonancia.
Que el aire no avivase la brasa
perdida en banal ignorancia.

Podría ser que pasara.

Que el camino tornase en pedregal
abrupto, bicéfalo, intransitable.

Que la luna oculta deshilara
en entroncados y rígidos espinares
finas texturas y sedales.

Que un día sempiterno
se abrazaran
por entre los huesos
la carne y el alma

tu nombre y el mío

El mar

Noche de mar

Publicada en

noche-de-mar.png

Despierta, noche
a la luz encrespada
de tu reflejo

Los rizos cantan
diapasones en coro
de voces miles

Abre la puerta
a tu suerte y la mía
en el instante

Tienes el llanto
y en la risa cabida
de la mirada

Tienes la paz
y el bravo arrebato,
la noche entera

Tienes el sueño
y la certeza clara
de mi sospecha

Por tener, tienes
en tu vientre el secreto
de mi presencia