Amor

Echarte de menos

Publicada en

echarte-de-menos.jpg

Hoy es un buen día
para echarte de menos.
Gota a gota
se derrama el silencio,
el murmullo de tu risa,
lo que no fuimos.
Por cada gota una imagen
de ti, solo de ti,
yendo y viniendo
con el gesto claro y pulcro
de vida sediento.
El amor vive en el aire
que te respira.

Amor

En esta noche

Publicada en

en-esta-noche.jpg

En esta noche,
recuérdame esta noche
por un instante.

Deja que los iris se encuentren
donde los sueños duermen,
donde suspira el aliento
roto y que, a intervalos, vahído
nos enfrente.

Déjame a tu cintura asido,
arrullado, en singular lance
que todo mi cuerpo empape
el cauce de tus misterios
de parte a parte.

No me dejes sin tus manos,
trepa con las uñas mi espalda,
hiriendo, de amor sangrada
del hombro a los costados;
no las apartes.

Arrástrame con tu boca,
boca con boca a solas,
con los labios enmedio.
La lengua toca silencio,
flamea y provoca.

Recuérdame esta noche
por un instante
que tengo que contarte
la memoria que dejaste,
sin piedad, en el hombre
que habita los bosques
donde pasea tu imagen.

Amor

Verano dieciocho

Publicada en

verano-dieciocho.jpg

Allá por San Juan
se juntaron las guitarras,
la brisa y las brasas.

Tu nombre inaprendido
mojaba la arena
blanca de luna vestida.

La noche cerró la puerta
a solas contigo,
los dos en un solo iris.

No hubo palabra alguna
ni gesto que no quisiera
amarnos por dentro.

Éramos lucientes estrellas
al azar abandonadas,
varadas en seco
con el alma empapada
de mar embravecido.

Con la piel viva
nos venía la muerte, a cada instante
renacidos. Las manos
sobre todo, todo sobre nosotros
y el mundo. Sin respiro.

Tuvimos por horizonte
tu boca y la mía
rebosantes de voces perdidas.
Solo el latir de los labios
mostraba caminos a seguir.

Solo los besos
entrecortan el ansiado silencio
de loves sueltos bañado,
esparcidos, llenos
de dichoso destino.

Quisimos volar,
alcanzar la cima de las nubes,
porque no habría más,
supimos que nunca volvería, jamás
sería otra vez eterna.

No supimos que hablar, ni entendernos
siquiera. Éramos uno: un árbol,
un torrente de verdad cristalina;
éramos un hechizo de amapolas.

Cuando al alba las alas se plegaron
te llevaste tu cuerpo entero, tu luna,
te llevaste mis años, mi adolescencia
bruñida y cincelada con tu recuerdo.

Anhelo volver a visitar tu alma
acaso sin luna, mar, sin arena,
sin ti y sin mí, la memoria sola

Tejiendo sábanas de blanca seda
donde etéreos los cuerpos culminen
sin dolor, sin miedo, tantas ternuras.